Los Chakras comprenden diferentes niveles de conciencia, actividad y carga energética. Por ejemplo, el chakra raíz posee una energía muy densa que nos ayuda a estar presentes en nuestro cuerpo físico y tener la fuerza vital para vivir.

Al otro extremo, esta el chakra de la frente vibrando y afectando nuestros procesos mentales y espirituales.

Los Chakras inferiores se consideran dentro de la categoría de energía magnética, mientras que los Chakras superiores son de naturaleza eléctrica, los tres Chakras inferiores están debajo del diafragma y su naturaleza es receptiva, toman la energía de la tierra y de entorno más cercano, establecen un vínculo entre los seres humanos y la tierra y los acontecimientos y cualidades que nos relacionan con la familia, grupo o comunidad.

Estos Chakras portan igualmente los patrones responsables de la enfermedad y la salud, así como del valor, la astucia y la prudencia, que se necesitan para sobrevivir.,

Los cuatro Chakras superiores tienen una naturaleza de dar, dan energía en forma de amor, comunicación, comportamientos saludables y de reflexión interior. Nos vinculan con el origen y se activan en el momento en el que nosotros nos convertimos en seres espirituales y adquirimos la capacidad de amar.

Todos estos Chakras son interdependientes.

Si aprendemos como mantener todos estos centros en armonía podemos vivir con más equilibrio, más salud y bienestar.

 

No te pierdas mi taller este sábado 24 de noviembre, donde aprenderás mucho mas sobre tu anatomía sutil.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share This
A %d blogueros les gusta esto: