¿crees que tu cuerpo es como es y no puedes cambiarlo?

 

Todos estamos creando y moldeando nuestro cuerpo día con día. Nuestros hábitos diarios dan forma lenta e inexorable a los tejidos blandos de nuestro cuerpo, para bien y para mal. Y lo que la mayoría de las personas no se dan cuenta es que la remodelación negativa a menudo sentará las bases para problemas a largo plazo como dolor de espalda crónico, opresión en el cuello o los hombros y pérdida de movilidad y funcionalidad.

El yoga es una opción integral que te ayuda a liberar esas tensiones y a fortalecer y crear tono muscular, abriendo el pecho y los hombros y mejorando nuestra postura de una manera tangible.

Sin embargo, hay muchas personas que pasan largas horas sentados frente a una computadora, conduciendo un automóvil o mirando televisión. Estos hábitos diarios de larga duración también afectan nuestro cuerpo, causando inadvertidamente que los tejidos blandos (es decir, los músculos, la fascia, los tendones y los ligamentos) se tensen.

Las horas que pasamos sentados con nuestras caderas flexionadas a 90 °, en nuestros escritorios, en el automóvil, en el sofá, durmiendo en posición fetal, sin compensar esa flexión con el movimiento en la dirección opuesta hará que el tejido alrededor de los flexores de la cadera y los abdominales se acorte y se apriete esto se le llama “encogimiento de ajuste.” Nuestro cuerpo literalmente se acorta para adaptarse a la posición encorvada. ¿El resultado? Movimiento disfuncional, pérdida de fuerza y apoyo en grupos musculares importantes. Los músculos débiles y cortos también producen tensión, que a menudo es un precursor del dolor de espalda y otros problemas de dolor. Sentarse o pararse en una posición con la espalda encorvada y hombros caídos hacia adelante también afecta la circulación alrededor del corazón y los pulmones, el movimiento del diafragma y la eficiencia de los órganos digestivos.

Llevo 7 años trabajando con el alineamiento restaurativo y más de 12 años con Hatha yoga con personas de todo tipo de cuerpo y habilidades, en el proceso he desarrollado mucha experiencia de primera mano sobre cómo nuestros hábitos afectan nuestros cuerpos a un nivel estructural. ¿Cómo puede ayudar el yoga a remodelar los tejidos blandos? Tengo algunas pautas para restaurar la longitud, la movilidad y la función con el yoga.

La buena noticia es que una práctica regular de asanas de yoga es una gran solución para los problemas de rigidez y tensión. Sin embargo, un problema a largo plazo no se puede resolver de la noche a la mañana. Antes de que se puedan formar nuevos hábitos posturales debemos romper los viejos hábitos.

Te invito a tomar clases de Alineamiento Restaurativo, donde trabajamos con elementos que nos ayudan a liberar las tensiones equivocadas y a reinstalar nuevos patrones de movimiento, creando así salud integral, bienestar y una mejor calidad de vida.

 

Share This
A %d blogueros les gusta esto: